miércoles, 13 de junio de 2012

¿QUE ES SER CAPRICHOSO?








Es la propensión a obtener lo que no se necesita por la simpleza de tenerlo, que en muchos casos ni se utiliza ni se usa, son inconstantes y cambiantes de carácter y siempre manifiestan una forma egoísta de comportamiento, se ve mucho en los infantes, cuando están rodeados de juguetes que por su cantidad no pueden usar a la vez, pero impiden que alguien los toque o quiera jugar con ellos. Lo que pasa es que crecemos y llegamos al estado adulto en tamaño físico, pero no maduramos emocional y mentalmente, en esas aéreas seguimos siendo los mismos imberbes de siempre, esto sí es un verdadero problema, porque no hay cosa más molesta que tratar con adulto externo y con una mente de niño interna.




Esta inmadurez se pone de manifiesto en muchas personas y sucede frecuentemente cuando tienen una relación de pareja, ya sea que se cacen o se rejunten como se estila mucho en nuestra época y no son capaces de adaptarse a convivir juntos, peor aun si hacen su morada en la casa de alguno de los progenitores, y la madre comienza a atender al hijo porque la nuera no sabe lo que le gusta o como le gusta o al contrario se atiende a la hija quitándole la responsabilidad al esposo.



Los caprichos se generan porque no se enseñan a los niños desde temprana edad los límites hasta donde pueden llegar en determinadas situaciones y se les acepta todo comportamiento con la concebida aprobación diciendo: es que solo es un niño. Ese tipo de opiniones aunque sean verdaderas, permiten que ellos encuentren muletas para apoyarse y hacer lo que quieran; en una oportunidad un infante de unos diez años (10) fue llevado al médico por presentar algunos extraños síntomas, después de los exámenes fue diagnosticado, con la enfermedad de diabetes mellitus tipo 1 y el médico aconsejo a los padres delante del imberbe, que en todo lo que fuera posible, no le causaran disgustos, no se opusieran a sus decisiones y que evitaran a toda costa hacerlo rabiar, para que no se acelerara el padecimiento, haciendo más fácil el tratamiento y fuera  más efectivo el resultado de la prescripción facultativa. De esta plática se agarro el chico y se convirtió en un dictador y tirano de siete suelas en su casa. Cada vez que hacia cualquier desproporción y entendía que venía el reproche o la reprimenda, sacaba de su arsenal el arma predilecta para que todo pasara por alto: ¡acuérdese que el médico ordeno que no me hicieran enojar!.



Los atribulados padres estaban en la disyuntiva de dejarlo hacer lo que le diera la gana o corregirlo conociendo las posibles consecuencias y optaron por lo primero, se pueden imaginar cual fue el resultado, criaron un niño contumaz, abusador y déspota hasta decir basta, llego a ser adulto pero solo físicamente y nadie a parte de ellos pudo tolerarlo y soportarlo, siempre tenía una concubina diferente que los padres tenían que sostener, ya que el no trabajaba con el argumento de la enfermedad, estas no aguantaba mucho tiempo sus caprichos y desmanes abandonándolo rápidamente. Las personas que padecen este desorden psíquico y espiritual les recomiendo al siquiatra Jesús de Nazaret, siempre tiene su consultorio abierto, no cobra y la seguridad de sanar es 100% por 100%.


Por el pastor: Fernando Zuleta V.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada